Hf89qIin12
La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

El segundo cuadro vertiginoso periférico en frecuencia es la neuronitis vestibular.

Se trata de una inflamación, de origen posiblemente viral, del nervio vestibular, el octavo par craneal, en el interior del cráneo. Este nervio es sensorial y conduce al cerebro la información que sobre la posición de la cabeza reciben los receptores vestibulares situados en el oído interno.

Si el nervio es dañado, la información sobre orientación del paciente en el espacio que llega al cerebro es errónea y además, incongruente con la que le llega a través de la vista y de la presión en la planta de los pies.

El reflejo vestíbulo-ocular, que mantiene la mirada fija en un punto, se pierde. Los ojos empiezan a moverse en forma de "nistagmo" o movimiento de rebote. El paciente percibe giro de objetos, siente náuseas y es incapaz de mantener la estabilidad.

El inicio suele ser subagudo, con empeoramiento a lo largo de unas horas. La recuperación es a menudo espontánea; pero el tiempo en que el paciente nota de nuevo estabilidad es muy variable. Depende de factores como el grado de lesión del nervio, la edad y el estado de salud del enfermo y el establecimiento precoz de un plan de rehabilitación por parte del médico.