Hf89qIin12
La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

La rinofibrolaringoscopia o nasofibroscopia es la técnica habitual de exploración de las cuerdas vocales y las estructuras que las rodean. 

Se lleva a cabo con una fibra endoscópica flexible. 

El procedimiento habitual es la introducción de la fibra a través de una fosa nasal, dirigiéndola con un mando del mango del fibroscopio a través de los espacios intranasales, hacia el cávum y finalmente hacia la laringe. Desde  la parte posterior del paladar, sin tocar las estructuras periféricas, se observan cuidadosamente las cuerdas vocales verdaderas, las cuerdas vocales falsas, la zona de entrada al esófago y una pequeña porción de la tráquea. 

Al mango se le puede acoplar una cámara y un sistema de grabación de imágenes, que complementan la exploración. 

Habitualmente no es preciso utilizar anestesia para realizar esta prueba, dado que no es dolorosa; sin embargo, si exite dificultad para introducir la fibra por la nariz o el paciente presenta reflejo nauseoso intenso, es posible aplicar anestésicos tópicos o vasoconstrictores en la región.